Hijos de puta

3
1312

3:50 del Sábado. El muchacho del Tren Patagónico me anuncia la llegada a Ramos Mexía.
Frío.
Mucho.
Frío patagónico.
Una brisa helada que te atraviesa la ropa y los huesos.
En el andén varios suben para seguir a Bariloche.
Sólo el periodista baja.
Y esa brisa empieza a traer el ulular de las sirenas.
Llegaban.
Lucas llegaba a casa.
A las calles que lo vieron hacerse hombre.
Piel de gallina.
Al fondo, la imágen del horizonte clavado sobre la mítica Ruta 23, devuelve cientos de luces de autos que acompañan su último viaje.
Luces y bocinas.
Bocinas y lágrimas.
Lágrimas y gritos.
“Lucaaaaas”, grita una chica.
El pobrerío grita: “Preseeenteeee”
La chica insiste: “Ahoraaaa …”
Y la paisanada replica: “Y siempreeeee…”
Hago fuerzas para no llorar sabiendo que no voy a poder.
La caravana entra al pueblo.
04:00 hs del Sábado
500 personas esperan en la puerta del SUM
El primer patrullero alumbra la boca calle.
El ruido es ensordecedor.
Dobla la ambulancia.
Atrás de la ambulancia, caminan 100 personas más, con velitas adentro de vasos de plástico.
El llanto dispara entre la gente.
Contagia el llanto.
Mucho, contagia.
Lloran los viejos de manos curtidas y lloran los chiquitos.
Baja Benjamín, baja Alicia, bajan las chicas, baja Javier.
El dolor es insoportable.
Todos entran y un aplauso se cierra sobre el féretro de Lucas.
Como cobijándolo.
Como abrigándolo.
Alicia, abraza a uno por uno.
Benjamín consuela amigos y familiares.
Él los consuela a los otros.
Los otros lloran quebrados y él los abraza y los contiene.
500 personas.
Uno por uno, los abrazó.
De pronto entran 10 chicos y chicas.
Avanzan a paso firme hasta el féretro y lo rodean.
Uno habla.
Los otros oyen.
Están abrazados.
Descompone tanto dolor.
Me acerco y pregunto quienes son.
“Compañeros de promoción de Lucas” dice un chico bajito.
Al fondo de la pared de enfrente a mi, un nene.
“Pocho ? Quién es ese nene ?
“Mi nieto. Hijo de Lucas. Se llama Benjamín como yo”.
“Samuel Benjamin”, agrega.
“7 años”, cierra.
Me pone una mano en el hombro y me dice: “Hoy me dijo que después vamos a elegir una estrella. La más linda. Y esa estrella va a ser su papá”
Me voy a lo de los Sosa.
Familia entrañable.
07:00 hs del Sábado.
Raquel calienta pollo y cenamos.
“Me tiro una horita Raquel”.
“Preparamos esta habitación para ud Daniel”.
La interminable bondad de los pueblos de la línea.
Vuelvo a las 09:00
Sol pleno en la calle.
El dolor, aflojó.
Está en el aire, flota, pero es como mas liviano.
Café, charla, anécdotas.
Llega el otro periodista que fue a cubrir.
Luis Leiva de ANRoca.
“El otro” quiere decir, que estabamos solos.
El y yo.
Hablamos con “Pocho”.
Cuenta cosas que ya publicaremos.
11:30 hs
Una señora bajita anuncia que van a rezar el Rosario.
Mas beso, mas abrazos, mas gente llegando.
Una de las hermanas de Lucas -Paola- parece desfallecer.
Es el momento de mayor dolor.
Se lo llevan.
Ya no vuelve.
La Ruta 23 es testigo.
“Nunca visto esto” me dice el legislador Alejandro Marinao.
La despedida es lacerante.
Ninguna terminología para describir lo que se vive.
Un chico de la policía, tiembla de dolor.
Pucherea y tiembla.
Lo abrazo y explota en llanto.
Me voy.
“Alicia, los vamos a encontrar. Tranquila que los vamos a encontrar”-
Ella me mira y dice: “Si Daniel, los vamos a encontrar”
Abrazo a “Pocho”.
Beso a Javier.
Nos vamos.
Entonces empiezo a pensar en uds. hijos de puta.
A los que lo mataron.
A los que saben quienes lo mataron.
A los que protegen a quienes saben quienes lo mataron.
Hijos de puta.
No les va a alcanzar la vida para pagarle a los Muñoz – Ocares.
Los vamos a encontrar.
Hijos de puta.
Uds. y los que los protegen.
Uds. y los que ocultan.
Uds. y los que mandan.
Hijos de puta.
Todos, hijos de puta.

Por Daniel Ferrer

3 Comentarios

  1. Cuánto dolor por Dios!!!! Leer esto es muy triste…!! No puedo dejar de llorar, y con un profundo dolor en mi pecho que me ahoga… Yo soy mamá y abuela. Tengo un hija Policía, y no me gustaría pasar por todo esto… Dios protege a cada uno de nuestros hijos..!!!

    • yo estoy en una oficina leyendo la nota de Daniel Ferrer y me pasa lo mismo que a Fabi…por supuesto, no conocí a este muchacho policía, pero cuánto dolor, cuánta indignación, los mismos camaradas…no se puede creer. Por favor “JUSTICIA”, la de los hombres, empezá a funcionar por respeto a quienes te pagan, tu pueblo. La justicia DIVINA ya vá actuar y estos HDP van a tener que rendirle cuentas a DIOS por las atrocidades cometidas en la TIERRA….y que ese DIOS, en el que creo, les dé consuelo y paz a esta familia destrozada.

  2. La verdad que tampoco conoci a este servidor. Pero tu relato daniel me hizo lagrimear como sinhibiera estado alli. Duele saber que el ser humano sea tan ilogico en sunaccionar para llegar a matar a otro ser. Duele saber que esos que te dieron muerte camarada, hoy esten ahi libres pero presos de sus acciones. DIOS todo lo ve y es paciente a todos en algun momento les toca el Corazon y que la muerte que te dieron sea la unica razon para que ustedes nunca mas vuelvan a ver salir el sol y la oscuridad sea quien los termine de apagar. Lucas tu muerte sera vengada y por la justicia divina eso tenelo por seguro!!!!

Dejar respuesta